Directora de Presupuestos presentó estrategias de gestión pública para abordar el cambio climático en la Cepal

0
119

La autoridad enfocó su exposición en la medición del gasto público en torno al cambio climático y en el Sistema Estado Verde del Programa de Mejoramiento de la Gestión (PMG).

Santiago, 18 de abril de 2024. La directora de Presupuestos, Javiera Martínez Fariña, participó en el seminario «Un Estado orientado a la acción climática: nuevas herramientas y capacidades para una gestión pública transformadora», desarrollado por el Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES) perteneciente a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En la ocasión, expuso sobre las distintas estrategias de gestión pública que está realizando el Gobierno chileno para abordar el cambio climático, incluyendo la medición del gasto público en este ámbito, la gestión pública en situaciones de emergencia, y la gestión pública verde en los servicios públicos.

“Hay elementos que para nosotros guían la acción fiscal frente al cambio climático. Uno son las obligaciones que impone la Ley Marco de Cambio Climático aprobada y promulgada en junio de 2022, que para efectos presupuestarios tiene efectos en la medición del gasto público en materia climática. Y un segundo eje que también nos guía tiene que ver con la gestión pública propiamente del Estado, ya sea en periodos de catástrofe o de emergencia como la hemos vivido últimamente, sobre cómo podemos combinar agilidad y buen uso de los recursos públicos, y también la gestión pública verde”, destacó Martínez.

Sobre la presupuestación con la capacidad de trazar el gasto en cambio climático, mencionó que “en Chile, si bien se empezó con una experiencia más bien piloto hace un par de años atrás, hoy y sobre todo después del mandato que impone la Ley Marco de Cambio Climático, es un proceso que está más institucionalizado en las distintas etapas del Presupuesto: desde su formulación a la evaluación está presente este aspecto. Y, en particular, lo tenemos tanto para el gasto corriente como para el gasto en inversión pública por la relevancia productiva que tiene”, describió la autoridad.

Los informes se encuentran publicados en la página web de Dipres, se entregan de manera anual al Congreso y permiten conocer cuántos recursos se están invirtiendo en mitigación, en adaptación o de manera mixta.

Otro instrumento importante disponible desde 2023 es un informe de las variaciones de las asignaciones presupuestarias, que por cada asignación presupuestaria y programa asociado detalla cuál es el estado en términos de monitoreo y evaluación. “Esto va muy en línea con la mejora del gasto público en general, pero además también agregamos si es que ese programa tiene enfoque de género o de cambio climático. Nuestro desafío ahora es agregar a qué Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) va asociado ese programa. Estamos trabajando en la tecnología para lograrlo”, adelantó.

Desde la gestión pública, la autoridad detalló que se trata del quehacer operacional del Estado “que con sus 250 servicios públicos a lo largo de todo Chile, también tiene un impactol”. La directora contó sobre una innovación hecha desde el Programa de Mejoramiento de la Gestión (PMG) de Estado Verde, un programa que une resultados esperados en la gestión y el desempeño de los funcionarios y funcionarias públicas con incentivos remuneracionales.

En esta línea, explicó, se están implementando programas para mejorar la eficiencia energética y la sustentabilidad en los servicios públicos, con el objetivo de reducir la huella de carbono y promover prácticas sostenibles.

“Desde el año 2023 aprovechamos un programa del Ministerio del Medio Ambiente que se llama Estado Verde, que lo que hacían era asesorar a servicios públicos en materia de cómo hacer una gestión pública más sustentable desde lo operacional. El Estado de hoy gasta US$6.500 millones aproximadamente en la adquisición de bienes y servicios de consumo, por ejemplo. Entonces, este sistema instala prácticas de cultura organizacional, visibilización o concientización sobre el cambio climático; medir y reducir la huella de carbono; y prácticas institucionales para reducir, reciclar, reutilizar”, describió. Con esto, en 2023 se logró conocer una línea base de cuánto es lo que se gasta y consume en los servicios públicos, con lo que el programa seguirá escalando y proponiendo nuevas metas.