«Hasta rendir la vida si fuese necesario”

0
48

El domingo pasado 7 de enero, la Región Policial de Tarapacá realizó una misa en conmemoración del Inspector Luis Morales Balcázar, quien perdió la vida hace tres años en cumplimiento del deber en la localidad de Temucuicui.
El Subprefecto Héctor Páez, jefe de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado Iquique (Brianco Iqq), manifestó que “hoy nos unimos para rendir homenaje a su memoria y legado. No sólo recordamos sus actos heroicos, sino también la humanidad que compartió con quienes tuvieron el privilegio de conocerlo”.
«Hasta rendir la vida si fuese necesario», era una de las frases de Luis según señaló su mejor amigo, el Asistente Policial Rodrigo León, frase que todos los años me hace comprender lo valiente y comprometido que fue con su vocación de servicio. Los últimos años antes del suceso, fueron tiempos de una verdadera amistad, crecimos juntos en distintas veredas, mi amigo como oficial investigador y yo como guía canino, lo cual generó una mutua cooperación en lo policial. En lo personal, Luis era una persona a la cual le gustaba vivir y disfrutar la vida. Por último, quedará a fuego la frase que teníamos: «hermanos por siempre y lobos hasta la eternidad».
La Subcomisaria Camila Solís de la Brianco, persona muy cercana al mártir, así lo conmemora: “siempre recordaremos tu agudeza y ese humor tan particular que tenías, haciéndonos reír hasta en los momentos más complejos. Tu legado seguirá vivo en cada uno de nosotros y especialmente en el cariño que nos dejó a todos los que compartimos su camino”.
Luis, de dotación del Equipo de Reacción Táctica (ERTA) Iquique, fue homenajeado con una misa en la iglesia Catedral Parroquia Inmaculada Concepción, la cual estuvo encabezada por las máximas autoridades de la PDI de Tarapacá, funcionarios y a la vez amigos.
El Prefecto Inspector Cristian Lobos, jefe de la Región Policial de Tarapacá señaló que “esta ceremonia es un importante hito, que representa el afecto de todos quienes trabajaron y conocieron a Luis, nos ayuda a mantener viva la memoria de uno de nuestros mártires institucionales y nos permite reconocer su entrega y compromiso con la misión fundamental de la PDI, que lo llevó incluso al sacrificio supremo de ofrendar su propia vida, dando cumplimiento así, a la “Promesa de Servicio”, que todos los detectives realizamos frente a la bandera y la sociedad, transformándose en un referente para todos nosotros y para las nuevas generaciones.”