Vacaciones con hijos: Cómo desarrollar y reforzar emociones y conductas positivas

0
21

Francisca Sáez, Directora Ejecutiva de Eventuras, Corporación Educacional especializada en aprendizaje socioemocional y aliada con Committee for Children comparte recomendaciones de cómo transformar este tiempo de descanso en familia en una instancia propicia para reforzar vínculos y fomentar el crecimiento personal de niños y niñas. 

Para muchas familias, fin de año es sinónimo del inicio de las vacaciones. Se trata de un tiempo que proporciona un entorno más relajado y que entrega la oportunidad para crear nuevos recuerdos juntos a los seres queridos. Además, de manera paralela, es una instancia perfecta para que niños y niñas puedan explorar y aprender sobre sus emociones, para su crecimiento personal y para que puedan desarrollar habilidades socioemocionales.

Francisca Sáez, Directora Ejecutiva de Eventuras, Corporación Educacional especializada en aprendizaje socioemocional y aliada con Committee for Children explica que “este tiempo de descanso, genera un entorno preciso para que las familias puedan reforzar lazos y fomentar la conexión emocional, en especial con los niños y niñas”.

Para ello, la profesional entrega las siguientes recomendaciones para que padres, madres y cuidadores (as) aprovechen las vacaciones como una instancia de recreación y aprendizaje.

Fomenta la empatía: Visitar organizaciones benéficas, realizar acciones solidarias en familia, ver películas adecuadas para la edad de los niños y niñas y que dejen una enseñanza o un aprendizaje significativo, leer libros con moralejas sobre lo importante que es considerar los sentimientos de las otras personas, son algunas de las acciones que se pueden hacer durante este tiempo.

Promueve la comunicación: Entre las actividades de la semana, es importante dejar un espacio para dedicarse a conversar con los niños (as) sobre sus experiencias, cómo lo están pasando, sus experiencias, sus emociones, preocupaciones, miedos y pensamientos sobre determinadas cosas. Para ello, es vital generar un ambiente de confianza para que se sientan cómodos (as).

Desarrolla habilidades de resolución de problemas: Incentiva a tus hijos a enfrentar desafíos y a buscar soluciones por sí mismos. Y, para ello, coloca de ejemplo y, a modo de juego, situaciones de la vida real donde tengan la posibilidad de practicar la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Promueve la autorregulación emocional: Puedes enseñarles a tus hijos a generar estrategias para gestionar sus emociones, como hacer tres respiraciones profundas, hacer ejercicio, cantar, meditar entre otras. Modela el control emocional y la paciencia ante situaciones estresantes.

Reconoce y valida emociones: Enséñales que todas las emociones son válidas y ayúdales a expresar sus sentimientos de manera adecuada. Validar sus emociones fortalece su autoestima y les ayuda a comprender y gestionar sus propias reacciones emocionales. Para ello, puedes usar frases como “Entiendo cómo te sientes, yo también me he sentido así”.

Fomenta el trabajo en equipo: Para ello, puedes organizar diversas actividades en familia como juegos de mesa o proyectos creativos. La idea es que los juegos proporcionen oportunidades para el diálogo abierto, la empatía, la resolución de problemas y la autoconciencia emocional. Adaptar los juegos según las edades y preferencias de los niños garantiza una experiencia positiva y educativa. Destaca la importancia de colaborar, compartir y trabajar juntos para lograr objetivos comunes.

Estimula la curiosidad: Fomenta la exploración y el descubrimiento a través de actividades como visitas a museos, excursiones al aire libre o lecturas interesantes.

Estimula la curiosidad al hacer preguntas y alentar la búsqueda de respuestas.