Fuegos artificiales y oídos felices: cómo disfrutar de las fiestas sin dañar tu audición

0
141

● De acuerdo a la OMS, los adultos no se deben exponer a ruidos que superen los 140 decibeles; mientras que el límite para los niños es de 120.
● Expertos en salud auditiva recomiendan aumentar la conciencia del cuidado auditivo al momento de asistir a eventos pirotécnicos.

Sin duda que los fuegos artificiales son un espectáculo esperado por muchos durante las fiestas de fin de año. Pero, ¿sabías que éstos al explotar pueden superar fácilmente los 120 decibeles? Muy lejos del nivel de sonido seguro de 60 dB. Expertos coinciden en que la exposición constante a ruidos superiores a 85 dB puede resultar muy peligrosa para nuestra salud auditiva.

Una fuerte detonación superior a 120 decibeles puede causarnos un trauma acústico que puede derivar en serios daños en nuestro oído. Así lo explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien recomienda que los adultos no se expongan prolongadamente a ruidos que superen los 140 decibeles; mientras que el límite para los niños es de 120 decibeles.

La especialista María Paz Faúndez, fonoaudióloga de GAES Chile explica: “Los fuegos artificiales tienen una intensidad tal que podrían perjudicar nuestra audición. Los niños pequeños son los más afectados por una condición natural: sus oídos son más frágiles e inestables. Además, son la población más expuesta a los fuegos artificiales”.

Sin embargo, todos deben cuidar la distancia que tenemos del punto de detonación de estos eventos pirotécnicos, ya que mientras más lejos estemos habrá menor posibilidad de daño por ruido. Los lugares abiertos también son una ventaja versus los espacios cerrados, pues la lesión será menor.

Según la OMS, una de cada cinco personas en el mundo vive con pérdida auditiva. Por ello, y especialmente durante estas celebraciones, es recomendable seguir estos simples consejos para cuidar nuestra salud:

1.- Prepare sus aparatos auditivos: Las personas que utilizan aparatos auditivos deben ajustar la configuración del programa para reducir el ruido o seleccionar un nivel bajo en la configuración. Si los audífonos no poseen estas funciones, pueden utilizar un sistema de protección que reduzca el ruido o también optar por apagar los audífonos durante el tiempo de exposición.

2.- Cuida la distancia: mientras más lejos estés habrá menor posibilidad de daño por ruido, por lo mismo mantenga una distancia segura.

3- Usar protectores auditivos o tapones: Los tapones o protectores de oídos pueden ayudar a disipar la onda sonora (con esta precaución el ruido se podría atenuar unos 20 decibeles).

4.- Acudir a un especialista: Es muy importante realizarse chequeos auditivos de manera regular, ya que la pérdida auditiva se desarrolla de manera natural y lenta con el tiempo. La mayoría de las personas no sabe que presenta problemas y suelen ser las personas de su entorno quienes lo comiencen a notar.

5.- Relaje sus oídos de manera posterior: Después de una noche ruidosa, sus oídos necesitan un poco de descanso para recuperarse de todo el ruido. En ese caso, es recomendable tratar de disminuir el impacto lo máximo posible al día siguiente para evitar la exposición prolongada.

Las celebraciones de fin de año no tienen por qué ser una fuente de estrés a causa del ruido. Siguiendo estos consejos, puedes contribuir al bienestar auditivo tanto de adultos como de niños, lo que te permitirá a ti y a tus seres queridos disfrutar completamente de las festividades.