Cinco pasos para mantener la salud del corazón

0
137

En Chile, el 27,6% de la población tiene sospecha de hipertensión arterial, y 12,3% sospecha de diabetes mellitus. Los factores de riesgo cardiovascular pueden pasar desapercibidos; por eso, especialistas recomiendan cuidar el corazón en todas las etapas de la vida.

Con cada latido, el corazón bombea 100.000 millones de glóbulos rojos a través de kilómetros de vasos sanguíneos por todo el cuerpo. Todos nacemos con este milagro latiendo en nuestro pecho y, a lo largo de nuestra vida, también debemos mostrarle algo de amor.

Los problemas cardiacos son muy frecuentes. Se calcula que unos 244 millones de personas en todo el mundo viven con enfermedades coronarias1. Estos problemas ocurren cuando las arterias se estrechan, haciendo que llegue menos sangre y oxígeno al músculo cardiaco, lo que puede provocar un infarto.

La buena noticia es que hasta el 80% de los casos de cardiopatías se pueden prevenir2, lo que significa que tenemos una gran oportunidad de marcar la diferencia en nuestra propia salud.

Aquí tienes cinco medidas clave que todos podemos tomar para mantener el control de nuestra salud cardiaca.

  1. Conozca los antecedentes cardiacos de su familia

Los distintos tipos de cardiopatías y afecciones relacionadas, como la hipercolesterolemia, suelen ser hereditarias.

Merece la pena que consultes a tus padres, abuelos, tíos y tías para tener una idea más clara. Si hay antecedentes familiares de problemas cardiacos, no dudes en comunicárselo a tu médico.

Comprobar esta información no siempre es fácil. Para algunas personas no es común hablar de los antecedentes familiares de salud y menos llevar un registro de ellos. Incluso puede haber estigmas o barreras culturales en torno a ello3. Por eso, abrir una conversación sobre la salud cardiaca en la familia puede cambiar la vida.

  1. Compruebe sus niveles de colesterol

El colesterol es una sustancia grasa natural de la sangre y un buen indicador de la salud del corazón. El HDL es considerado el colesterol «bueno», mientras que el colesterol LDL y triglicéridos son considerados «malos». Los niveles elevados de colesterol «malo» hacen que se acumulen depósitos de grasa en los vasos sanguíneos, lo que puede provocar problemas como infartos de miocardio o ictus.

«Los niveles de colesterol no HDL son indicadores importantes de la salud general del corazón, por lo que siempre es una buena idea controlarlos», afirma la Dra. Milagro Sosa, Directora Médica de Abbott. «Investigaciones recientes han demostrado incluso que los niveles de colesterol y triglicéridos podrían ayudar a predecir el riesgo de demencia4, por lo que es un área de creciente interés y otra razón para tratar de mantener estas medidas bajo control”.

  1. Mantente activo

Todos sabemos que el ejercicio ayuda a fortalecer los músculos. El corazón no es diferente.

Mantenerse activo y hacer ejercicio mejorará la capacidad del corazón para bombear sangre por todo el cuerpo. Al mismo tiempo, el ejercicio ayuda a aumentar los niveles de colesterol HDL, el colesterol «bueno», que ayuda a eliminar la grasa de las arterias.

Lo ideal es hacer al menos 30 minutos de ejercicio al día, al menos cinco días a la semana. Algunos ejemplos de ejercicio son caminar a paso rápido, correr, nadar, andar en bicicleta, jugar al tenis y saltar a la cuerda. Para las personas con menos movilidad, es beneficioso simplemente caminar o, si no es posible, hacer ejercicios en posición sentada para mantener en movimiento la mitad superior del cuerpo. Las actividades cotidianas, como las tareas domésticas, la jardinería o jugar con los hijos o los nietos, también pueden ser beneficiosas.

  1. Siga una dieta cardiosaludable

Los alimentos grasos, sobre todo los que contienen un tipo de grasa llamada «grasa saturada», son un factor de riesgo para los niveles altos de colesterol. Intente reducir el consumo de carnes grasas, mantequilla y queso.

«Hay muchos alimentos cardiosaludables, como las verduras, las legumbres, las frutas, los frutos secos, las semillas y los cereales integrales, todos ellos llenos de nutrientes y buenos para el corazón», dice la Dra. Milagro Sosa. «El pollo, el pescado y la carne roja magra también son fuentes saludables de proteínas y bajas en grasas saturadas. Llevar una dieta sana mejorará su salud general, le ayudará a reducir la presión arterial y a mantener un peso saludable”.

Otras formas de mejorar la salud del corazón son dejar de fumar, reducir o abandonar el consumo de alcohol, reducir los niveles de estrés y dormir bien con regularidad.

  1. Obtenga la atención que necesita cuando la necesite

Recuerde que, si tiene alguna duda o pregunta, siempre puede acudir a su médico.

«Nunca es demasiado pronto para cuidar del corazón», afirma la Dra. Milagro Sosa. «A menudo se tiene la impresión de que las cardiopatías son principalmente un problema masculino, pero también son la principal causa de muerte entre las mujeres5.  Aunque las mujeres en general tienen un riesgo menor de padecer cardiopatías antes de la menopausia, los cambios hormonales que se producen durante la menopausia pueden suponer un mayor riesgo en forma de aumento de la presión arterial y de los niveles de colesterol6.  Por eso es importante vigilar la salud del corazón en todas las etapas de la vida”.

Recuerde que la mayoría de los problemas cardiacos pueden prevenirse. Se trata de encontrar la información lo antes posible -ya sean los antecedentes familiares o los niveles de colesterol- y hacer algo al respecto si es necesario para mantener a raya posibles complicaciones.