Programa Lazos apunta a atender a más de 750 niños, niñas y adolescentes tras dos años de implementación en Tarapacá

0
33

La iniciativa busca prevenir conductas transgresoras y de riesgo entre menores de 10 a 17 años, para lo que involucra a los miembros de sus entornos familiares y educativos.

Llegar a más de 750 niños, niñas y adolescentes (NNA) atendidos en dos años es el objetivo que se ha trazado en la Región de Tarapacá el Programa Lazos de la Subsecretaría de Prevención del Delito (SPD). El programa busca prevenir conductas de riesgo, para lo que trabaja directamente con todo el entorno familiar de los NNA, a fin de otorgarles mejores herramientas de crianza y así poder detectar a tiempo posibles problemas.

Hoy, Lazos tiene presencia en más de 60 comunas del país, con diferentes componentes que se adaptan a cada nivel de riesgo y a las necesidades de cada familia. Solo en 2023, en la Región de Tarapacá el programa atendió a 310 menores y para este año se espera llegar a 448, para un total de 758 atenciones en dos años.

Entre quienes pasaron por el programa en la región en 2023, 118 NNA de Iquique y Alto Hospicio recibieron la intervención de la Terapia Multisistémica (MST), componente intensivo dirigido a casos de alto riesgo que cuenta con un equipo de profesionales especializados que están disponibles las 24 horas del día. Tras el despliegue del programa, el 95,1% de esos NNA siguió viviendo en sus hogares; el 96,3% permaneció en la escuela o está trabajando, y el 90,3% no registró nuevas detenciones, según el monitoreo realizado por la SPD.

En paralelo, otros 192 menores de 18 años que presentaban conductas disruptivas o factores de riesgo también fueron intervenidos por profesionales del Programa Lazos. La oferta programática atiende casos de NNA con comportamientos problemáticos o transgresores, y destaca por utilizar una metodología de intervención donde las familias y comunidades educativas desempeñan un papel vital para instalar valores y conductas positivas.

Sobre la importancia de Lazos en la Región de Tarapacá, el criminólogo y delegado presidencial Daniel Quinteros señaló que en Chile y el mundo ya se cuenta con suficiente evidencia científica respecto a la trascendencia y el impacto de prevenir el delito y el consumo de drogas en edades tempranas: “Un trabajo serio y responsable en materia de seguridad requiere no solamente fortalecer las capacidades de persecución penal, sino también hacerse cargo de la prevención y de la reinserción a través de políticas basadas en evidencia que tengan resultados probados y que sean capaces de cortar tempranamente carreras delictuales, permitiendo que las personas que han cometido un delito y que han sido sancionadas por ello no vuelvan a reincidir en el futuro”.

En esa misma línea, Paula Fortte, abogada y coordinadora regional de la SPD, subrayó la necesidad de que las familias y comunidades educativas sean parte de la solución: “La intervención no solo se centra en el comportamiento disruptivo que pueda presentar el niño, niña o adolescente, sino también en el desarrollo de habilidades parentales. A través del enfoque de parentalidad positiva se busca fortalecer el rol de los cuidadores, proporcionándoles herramientas de crianza positiva y aumentando su confianza en sus capacidades como cuidadores responsables”.

Además, Fortte agregó que “la participación de los colegios también es crucial, ya que son los docentes y paradocentes quienes interactúan con los NNA la mayor parte del día. La observación que puedan realizar a través de los programas de convivencia escolar cobra gran relevancia, pues ellos pueden canalizar sus inquietudes hacia Lazos».

Por su parte, Catalina Rodríguez, profesional de detección temprana de Lazos en Tarapacá, explica que el trabajo comienza por la detección o pesquisa de casos, para lo que cuentan con la estrecha colaboración de Carabineros, de los establecimientos educacionales y de otras instituciones de gobierno y de la sociedad civil. Posterior a un diagnóstico que se realiza con los NNA sujetos de intervención y sus familias, estos son derivados a una de las dos modalidades con las que opera el programa.

Finalmente, Mónica Araya, supervisora de terapia multisistémica de la oficina local de Lazos, comentó que en “la modalidad de parentalidad positiva se abordan casos de bajo y mediano riesgo sociodelictual, mediante la socialización y entrega de herramientas de crianza positiva, sexualidad y relación asertiva con pares, entre otras temáticas, mientras que en la modalidad de terapia multisistémica se abordan casos de mayor complejidad con la ayuda de terapeutas especializados que se despliegan territorialmente para acompañar y hacer seguimiento a los beneficiarios en sus entornos familiares y educativos”.